fbpx

Somos Noro

Una voz que da alivio: Dra. Vanessa Arteaga

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

-La empatía y comprensión que requiere la labor de la Línea COVID es fundamental para todos en estos tiempos.

-La Dra. Vanessa Arteaga y su equipo de trabajo están a la altura de la situación y nos cuentan cómo ha sido este largo proceso de apoyo.

Redacción SomosNoro
Hermosillo.-

Tras la Línea Covid-19 en Hermosillo está una doctora que ha entregado lo mejor de sí para responder a cada pregunta que las personas le hacen.

Se trata de la Dra. Vanessa Arteaga Castro, quien da orientación y consejos médicos a quienes marcan telefónicamente para tener información clara y precisa sobre el coronavirus.

Arteaga Castro (Hermosillo, 1983), compartió para #SomosNoro que el paso de la pandemia la ha orillado a valorar más el impacto del servicio médico en la comunidad, y el tiempo de calidad que pasa con su familia una vez que concluye su jornada laboral.
“La gente habla desesperada, sin saber qué hacer. La mayoría la verdad hablan muy preocupadas, muy inquietas”.

“Incluso muchas personas nos hablan porque tienen familiares hospitalizados. Muchos de ellos ya han fallecido”, reconoció la coordinadora de la Línea Covid.

Vanessa, médica adscrita a la Secretaría de Salud estatal, platicó que el contacto verbal directo con las personas a través de la línea le ha permitido crear una mayor conciencia del impacto dramático de esta enfermedad en la entidad, un mal que ha cobrado más de 3 mil 200 vidas y ha dejado una estela de casi 39 mil casos confirmados.

“Híjole, si yo estuviera en ese lugar, en ese caso, si uno de mis familiares pasara por eso sí es inevitable la verdad preocuparte”, admitió mientras preparaba alimentos en su hogar después de una extenuante semana de trabajo.

El peligro característico del Covid-19 ha hecho eco también en otra faceta de su vida como madre. Su hija es quizá la persona que más se preocupa en este momento por ella debido a la estrecha relación que las une y a la dependencia del lazo familiar como mecanismo para la preservación ante la pandemia.

“Tengo una hija y ella también se preocupa, me dice: ‘¡Mamá, no te vayas a quitar el cubrebocas!’”. “Cuando llego a mi casa me duele el cuello, la cabeza, pero veo ahí a mi hija y digo: ‘Ya estoy aquí. Me tengo que relajar, me tengo que calmar”, narró.

Para Arteaga Castro su servicio ha adquirido la dimensión de un primer respondiente en situaciones de emergencia típicas de un profundo conflicto social debido a la persistente ansiedad con la que la gente le expresa sus preocupaciones más inmediatas ante el temor de haber contraído el virus Sars-Cov-2 que provoca la manifestación del Covid-19, que puede ser letal.
Sin embargo, lo ve con resiliencia y esperanza, tomando la experiencia como un proceso de aprendizaje.

“Ya mañana será otro día y a darle otra vez con las mismas medidas de cuidado”. “Sí, creo que esto nos vino a mover a todos, el valorar estar vivo y dar el máximo”, relató, con la certidumbre de que el cuidado y el apego a la prevención le permitirá seguir realizando actividades tan cotidianas como pasear a su mascota o salir a caminar con su hija.

Comenta