fbpx

Somos Noro

"Habilitar espacios en los hospitales que atienden COVID-19 es el mejor trabajo del mundo."

Lorenzo López Escobar

Encargado de Conservación en el IMSS

Fotografía: Ana Hop.

Retratos

Fotografía por Ana Hop.
Fotografía por Ana Hop.

"El uso del cubrebocas se va quedar. Creo que en dos años vamos a alcanzar la inmunidad (por la vacuna), va pasar pero falta mucho tiempo para lograr esto".

- Lorenzo López Escobar
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por Jesús Ibarra
SomosNoro

Lorenzo López Escobar es un hombre franco y de pocas palabras. Ha hecho una carrera desde el servicio público en el IMSS de Hermosillo como encargado de conservación en la clínica número 2. A sus 40 años de edad ve la situación del COVID-19 en Hermosillo con preocupación en el corto plazo, pero con esperanza más allá de 2021. Eso sí, siempre pensando en el motor de su vida: la familia. Con un tono lacónico nos dice: “Pensando en la familia uno deja de hacer muchas cosas, como reuniones o aceptar visitas.”

Lorenzo fue una de las pocas personas en esta serie de perfiles de Guerreros del Sol, fotografiados por Ana Hop, que indicó como instrucción ser fotografiado junto a sus dos hijos. Un rasgo revelador para cualquier persona, una faceta que expone fuertes lazos en el seno del hogar.

“Las cosas que antes hacía ya no las puedo hacer. Como ir al parque, o los juegos con los niños, los ambientes familiares. El niño que tengo tiene dos años, él no entiende lo que está pasando. A él le gusta salir, andar de vago como decimos y quiere salir, pero no lo dejamos.”

Vencer el miedo

Para López Escobar, quien ha enfrentado lo más duro de la pandemia en la clínica 14 del IMSS, ubicada al norte de Hermosillo, lo más desafiante es enfrentar el miedo todos los días.

“Me da mucho miedo entrar al área COVID-19 porque después tengo que venir a mi casa. La verdad, trato de entrar lo menos al hospital, sólo cuando es necesario. Me protejo, me cuido. El cubrebocas siempre lo desecho al salir, nunca lo traigo a mi casa”.

Habilitar espacios en los hospitales que atienden COVID-19 ‘es el mejor trabajo del mundo’: Lorenzo López

La descripción de su ritual al llegar a su casa, la imaginamos parecida al de cientos de trabajadores de la salud: Llega a casa, se quita los zapatos en la puerta, no saluda a nadie, se desviste, pone la ropa a lavar, se da un baño. Una vez que termina y se cambia, ha dejado atrás la carga que eso representa. Está en su zona de seguridad, listo para convivir e interactuar con el pequeño Lorenzo y Bryana, su hija mayor de doce años.

El cansancio

Los abrazos y las pláticas son necesarios, el cansancio se ha acumulado luego de ocho meses continuos apoyando a sus compañeros médicos y enfermeras para que salven vidas. Está agotado.

“La decisión de hacer el área COVID-19 no la esperaba, y de repente se vino una ola de personas contagiadas. Tuvimos que hacer las divisiones, poner material, adecuar espacios para atender al derechohabiente de manera segura, eso fue lo más cansado. No me había tocado vivir algo así.”

Desde el sillón donde fue fotografiado abrazando fuertemente a sus hijos, resalta una dualidad: es un hombre serio y su sonrisa es discreta, pero lo hace con una dicha interna. Así transcurre su vida desde su vivienda en la colonia Los Jardines, que se caracteriza por lo limpia que está y por el árbol de sombra que tiene en el porche.

“La motivación de todo está en la familia, uno cuando trabaja lo hace pensando en el bienestar familiar. Yo pienso que es la familia el primer motivo de salir a contribuir en tu sociedad y lo que representa mucho de lo que haces.”

Labor clave

Para Lorenzo, a pesar del riesgo continuo y que sus jornadas de trabajo se prolongaron mucho durante la parte crítica de la pandemia en Hermosillo, que comprendió todo julio y agosto del presente año, el trabajo es otro de sus grandes refugios.

“Sí se pasa más tiempo en el hospital, por el hecho de que hay más gente y más trabajo, muchos cambios, reajustes y adaptaciones para lograr establecer los requerimientos mínimos como área COVID-19. Sin embargo, me gusta lo que hago. Sé que hay riesgo, pero eso puede ser en cualquier parte porque estamos ante una pandemia.”

Con su labor, Lorenzo hace una aportación clave tras bambalinas que quizá pocos valoran porque no es un personal médico de primera línea; sin embargo en sus manos está crear espacios de atención segura para pacientes y compañeros.

Una señal esperanzadora que nos lanza Lorenzo, antes de concluir la entrevista, es la siguiente: “No cambiaría por nada del mundo mi trabajo.” Debemos sentir fortuna por contar con estos perfiles en el campo de batalla que se han convertido nuestros hospitales durante este año.

Fe de erratas:

Por un error involuntario se publicó esta historia afirmando que el señor Lorenzo López tenía una larga carrera en el IMSS, cuando en realidad cuenta con cinco meses de experiencia en esa institución.

Otro error es que se publicó que labora como Jefe de Conservación, cuando en realidad es encargado del área en la clínica número 2 del IMSS en Hermosillo.

Guerreros del Sol

Conoce los perfiles de personas en la primera línea de batalla contra el COVID-19 en Sonora.
Un trabajo periodístico de Jesús Ibarra y fotografía de Ana Hop.