El calor no ha frenado el COVID-19.

Desde un principio organismos mundiales como la OMS y los científicos señalaron la posibilidad de que el coronavirus se viera mermado por el calor.